Cada vez podéis encontrar en mi cuenta de Instagram @adristylelife más recetas o elaboraciones con soja texturizada. Muchos me preguntáis qué es, a que grupo de alimento pertenece, porque tipo de alimento se puede sustituir o cómo se puede cocinar. Por ello quiero dedicar un post para explicaros y resolveros todas las dudas que podáis tener este tipo de proteína vegetal.

También me cuestionáis muchos si soy vegetariana al consumir o incluir en mi alimentación proteína vegetal. La verdad que no me gusta poner “etiquetas” al tipo de alimentación que llevo. Creo que actualmente podemos disponer de una gran variedad y oferta de alimentos nuevos y saludables. ¿Por qué no animarnos probarlos e incluirlos en nuestra alimentación diaria? Por ello…¿ ya soy “vegetariana” o ya dejo de ser “omnívora“? No lo considero así, simplemente me encanta probar nuevos alimentos y si me gustan, los consumo e incluyo en mi alimentación con más frecuencia. De esta manera digo adiós a la “monotonía” y mi alimentación será mucho más variada. ¿No creéis?

Pero bueno, vamos al lío…

QUÉ ES LA SOJA TEXTURIZADA


La proteína texturizada de soja, es una proteína vegetal que se obtiene a base de harina o concentrado de soja de la que se extrae la proteína y posteriormente se le da textura. Por lo tanto, resulta un sustitutivo de una ración de proteína para aquellos que no consumen o han reducido el consumo de proteína animal (carne, pescado, marisco o huevo).  A nivel nutricional la soja texturizada tiene un alto contenido en proteínas (100g de soja texturizada aporta 20-21 g de proteina) y bajo en grasas.

Se encuentra en el mercado con distintas formas y tamaños. Las más comunes son la soja texturizada fina, soja texturizada gruesa y filetes de soja texturizada. Una ración de soja texturizada podría ser de 40-50g en crudo. Todo dependerá de las necesidades de cada persona.

 

Se conoce como la “carne picada vegana“. Para mí, es una de las proteínas vegetales más versátiles que hay para cocinar e incluir en nuestros platos.  Puedes cocinarla tipo “carne picada” salteada con verduras, tipo salsa boloñesa, cómo relleno de muchos platos (berenjenas o calabacín rellenos…). Además es una de que más sabor puede llegar a tener. Por lo que, os animo a que la probéis. ¡ Os gustará!

TIPS PARA COCINARLA


Para su consumo, primero hay que hidratarla, ya que viene seca y deshidratada. La hidratación mejorará su digestibilidad y textura. Se puede hidratarse con agua o un caldo de verduras, 2,5 veces el peso de la proteína de soja. Puedes añadir al líquido, salsa de soja o especias. Necesita 20-30 minutos para hidratar. Una vez hidratada, escurre el agua sobrante para utilizarla.

  • Puedes hidratarla con agua sola o con un caldo; caldo de verduras sobrante de un puré, caldo de verduras con salsa de soja, especias¿Mi consejo? Cuanto más sabor tenga dicho caldo más sabor tendrá la soja texturizada. ¡Sed generosos con las especias!. Para mí son clave. ¿Cuáles quedan muy bien? ¡El comino sobretodo! Pero también curry, cúrcuma, pimienta negra, perejil…
  • Utilizar preferiblemente agua o un caldo caliente, ya que se hidratará mucho más rápido. El tiempo dependerá del tipo de soja. La soja texturizada fina puede estar en 10 minutos a diferencia de la gruesa que puede llegar a necesitar hasta 30. ¿Mi consejo? Mínimo unos 15-20 minutos.
  • Después de hervirla podéis dejar que se vaya haciendo a fuego lento, unos 20-25 minutos, con una salsa de verduras tipo boloñesa o pisto para que coja más sabor.
  • Es muy versátil por lo que os animo a que cocinéis soja para más de un día y la guardéis en un tupper bien cerrado en la nevera. Os puede durar de 3 a 4 días perfectamente.
  • Se puede hervir en lugar de remojar, acelerará mucho más el proceso y nos dejará una soja texturizada precocida con una mejor textura, especialmente en las sojas texturizadas gruesas y de tamaños medios y grandes. Será más jugosa y fibrosa que esponjosa, ya que no sólo proporcionamos agua, sino también calor.
  • Os aconsejo escurrir el exceso de agua con un colador. Si estrujáis demasiado la soja, cómo una esponja, perderá mucha agua.
  • ¿Cuanta agua se necesita para hidratarla? Algo más del doble de agua que de soja texturizada, y un poco más si vas a hervirla, teniendo en cuenta el agua que se absorbe y el que se evapora.

 

¿CÓMO LA PODÉIS COMBINAR?


Cómo ya he comentado es muy versátil, queda muy bien con todo y por ello os voy a dar las 4 formas en las que más me gusta consumirlas a mi.

  • Tipo “salsa boloñesa”, con una salsa de tomate natural combinada con espaguetis o verduras. Primero la tenéis que hidratar y luego dejad que se vaya haciendo durante unos 20-30 minutos a fuego lento son la salsa de tomate y cualquier verduras que queráis añadir. Es en ese momento donde podéis añadir especias cómo comino, perefil, ajo en polvo, cebolla en polvo, curry o cúrcuma. ¡Queda buenísimo!
  • Soja texturizada a la naranja. Después de hidratarla, tenéis que mezclarla con una salsa elaborada con el jugo de una naranja exprimida, salsa de soja y perejil. Después dejad que se vaya haciendo a fuego lento también. ¡Queda muy buena!
  • Berenjena o calabacín rellenos. Si la cocináis de una de las 2 formas anteriores, después podéis incluirlas dentro de la berenjena o calabacín asados al horno.
  • Lasaña vegetal. Os puede servir de relleno para una lasaña vegetal a base de verduras que podéis cocinar en el horno

 

7 maneras diferentes de comer soja texturizada

(Teneís las recetas en mi cuenta de Instagram @adristylelife)

 

 

¿Os animáis a probarla?

De ser así, no dudéis en contadme que os ha parecido 🙂