¡Cuanto tiempo sin pasarme por aquí! Sin traeros una de mis recetas. Si que es verdad que en mi cuenta de Instagram  estoy más activa con recetas de comidas, cenasdesayunos que voy publicando pero cuando hago alguna receta más elaborada me gusta también compartirla por aquí. Esta vez, os traigo una receta que he hecho este fin de semana de Hamburguesas vegetales de quinoa y garbanzos con calabaza.

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC)  recomienda un consumo de mínimo 3-4 veces por semana de legumbre. ¿Llegáis a este consumo? Si es que si…genial! Si es que no, es algo que no me sorprendería. El consumo de legumbres actualmente en España esta muy lejos de llegar a estas recomendaciones. Por eso, yo siempre intento daros ideas nuevas de cómo consumirlas para que comencéis a aumentar su consumo progresivamente.

¿Y porque no en formato hamburguesa?. Una receta apta para cualquier publico. No solo tiene porque ser una opción para vegetarianos o veganos, sino para cualquier persona que le guste consumir legumbre y quiera aumentar su consumo.

Tomad nota…

INGREDIENTES (3-4 unidades medianas):


  • Garbanzos (150 g cocido)
  • 1/4 cebolla morada
  • 40 g de quinoa cruda o 90g hervida
  • 60g de calabaza asada
  • Sal al gusto
  • 1 cucharada de postre curry
  • 1 cucharada de postre de comino
  • Perejil fresco
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de postre de pimentón picante.
  • Aceite de oliva

COMENCEMOS A COCINAR…


  • Primero, para hacer los garbanzos, hay que dejarlos la noche anterior en remojo para que al día siguiente resulte más rápido y fácil cocinarlos. Al día siguiente cambiar el agua, añadir nueva, condimentarla con sal y ponerlos a hervir. Otra opción puede ser utilizar garbanzos en conserva. En este caso, os aconsejo que los limpiéis bien con agua, los dejéis escurrir  y secar bien para que pierdan todo el agua.

 

Garbanzos cocidos

 

  • Poner a hervir la ración de quinoa en agua o caldo de verduras. En 10-15 minutos estará lista.
  • Asar a horno durante mínimo 30 minutos a 180º la calabaza cortada en dados. Una manera de hacerla más rápida sería hacerla al microondas con lekue o hervirla. Posteriormente dejarla enfriar a temperatura ambiente.
  • Poner a escurrir y secar los garbanzos y la quinoa una vez estén hechos.
  • Posteriormente añadir la quinoa y los garbanzos al vaso de la picadora para triturarlos hasta que quede un aspecto de puré.  Si os cuesta triturarlos, podéis ir añadiendo un poco de agua. Pero…¡Cuidado en excederos con el agua! Correréis el riesgo de que queden demasiado líquidos.
  • Limpiar la cebolla y el diente de ajo para incorporarlos con la mezcla anterior, junto con la calabaza.
  • Es el momento de añadir las especias al gusto. Yo he añadido libremente; sal, perejil, comino, curry y pimientón picante. Os aconsejo que vayáis probando la mezcla para sazonarla a vuestro gusto. Yo acepto ser bastante generosa con todas ellas, porqué me encantan.
  • Triturar todos los ingredientes conjuntamente hasta que quede una masa homogénea.
  • Pasar la mezcla a un plato y taparlo con un papel de film para dejar reposar en la nevera durante mínimo 30 minutos.                                                                                                                                                                                                       

 

  • Poner el aceite de oliva sobre la sartén para que se vaya calentando a fuego medio.
  • Dar forma a las hamburguesas con las propias manos y colócalas en la sartén para que se vayan haciendo por ambas partes.  También se pueden hacer al horno. ¡Al gusto de cada uno!

¿Cómo las podéis consumir?


Podéis consumirlos en vuestras comidas o cenas siempre con un acompañamiento de verduras o ensalada o también dentro de un bocadillo o tostada de pan integral tipo “bocadillo vegetal”. Si aun queréis mejorar la receta, podéis acompañarlas con alguna salsa tipo “salsa de yogur o guacamole”. ¡ Así os gustará todavía más !

Yo en este caso las he acompañado con aguacate y cebolla morada como topping además de una ración de vegetales que he asado al horno. ¡Pura delicia creedme!

En el caso de que no queráis consumirlas el mismo día, podéis congelarlas. Eso si, congelar la masa sin cocinarla, sino perderá la consistencia y la textura. ¡Espero que os guste!

¡ Que aproveche !