Bajar de peso o adelgazar es uno de los objetivos más recurrentes en nuestra sociedad. Se sigue buscando la dieta perfecta para perder estos kilos de más de una manera rápida y sin hacer grandes esfuerzos, aunque con ello pongamos en riesgo nuestra salud. Es por esta razón por lo que se ponen de moda los planes détox a base de zumos, batidos, sopas e incluso planes de ayunos, a los cuales se les atribuyen múltiples beneficios para nuestro organismo y para nuestra salud. Planes que, por desgracia,  muchos famosos o influencers de las redes sociales promocionan o patrocinan.

¿Cuánto de verdad hay en las propiedades milagrosas que prometen estos “planes”? En un artículo recientemente publicado por Código Nuevo, expongo mi opinión como dietista –nutricionista sobre este tema. Pero también, quiero aprovechar y dedicar un post aquí, para vosotros, para aclarar todas las dudas y reflexionar de una manera más profunda sobre este tema.

Comienzo aclarando algunos conceptos y os pongo en situación.

¿Qué es un smoothie o batido verde? ¿Y un plan détox?

Los smoothies , en general, son bebidas que nos permiten combinar e incluir más de un ingredientes en una única toma, desde frutas, verduras o productos lácteos como la leche, yogur, bebidas vegetales, nata e incluso otros ingredientes como puede ser el azúcar, cacao o la miel, que ayudan a potenciar más su sabor. Un Green smoothie o batido verde, sería aquel que entre sus ingredientes contiene principalmente vegetales de hoja verde, de ahí su color y su nombre.

Una de las principales diferencias entre los smoothie y los batidos de frutas, es la textura y la composición de los mismos. La textura de un smoothie es más cremosa, ya que entre sus ingredientes contiene una base láctea, a diferencia de un batido de fruta, cuya composición únicamente es fruta.

Pero no es lo mismo tomarte un batido o smoothie puntualmente a estar durante 3-4 días a base de batidos, caldos o sopas, que sería en lo que consistirían los famosos planes détox. Planes que te prometen bajar 2-3 kilos en 4 días de una manera rápida sin grandes esfuerzos. ¿Resulta fácil y atractivo, no? Tal vez, sería la «opción fácil» para bajar en dos días todo el peso que habéis ganado durante mucho tiempo con vuestros malos hábitos. ¿Pero creéis realmente que es la mejor opción? ¿Realmente os compensa? A mi parecer, no es la mejor opción. Si algo realmente os te preocupa, como es encontrarte bien, dedícale tiempo y hazlo bien. Busca un método que os te ayude a conseguirlo, pero sobre todo, que te  os ayude a mantenerlo en el tiempo. Y éste, creo que no sería el caso.

Entonces… ¿No es malo tomar un batido verde o smoothie?

Desde el punto de vista nutricional,  no considero perjudiciales el consumo de ciertos zumos verdes o batidos.  Puede resultar una buena estrategia para fomentar un mayor consumo de frutas  y verduras  en personas que les cuesta introducir este tipo de alimentos en su alimentación diaria. Pero el aporte de nutrientes no es diferente ni mayor a un plato de verdura hervida, cocida o cruda o a una pieza de fruta entera que podemos tomar a lo largo del día. De hecho, es probable que estés consumiendo menos fibra….etc

Si os gustan y os apetece consumirlos puntualmente, podéis hacerlo, claro que sí. Pero nunca sustituirlo por una o más comida ya que las frutas y verduras no contienen los macronutrientes (proteínas, hidratos de carbono y grasas) necesarios para cubrir con las necesidades diarias de nuestro organismo. No se les pueden atribuir efectos terapéuticos o milagrosos sobre nuestra salud, puesto que NO los tienen. Un alimento por sí solo, no es capaz de prevenir ningún tipo de enfermedad ni asegurar una completa salud.

Si a la hora de comenzar una estrategia de bajada de peso, os planteáis, cuánto tiempo es recomendable hacerlo o cuánto tiempo es posible seguirlo…¡Cuidado! Si, antes de empezar, ya os recomiendan compraros un suplemento de vitaminas, minerales…etc, ésta será la primera señal para dudar de los supuestos efectos beneficiosos de la dieta

¿Por qué? Porque si lleváis a cabo una alimentación equilibrada y saludable no os hace falta realmente ningún tipo de suplemento. Puesto que con ella ya llegáis a cubrir todos los requerimientos de micronutrientes y macronutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de vuestro organismo.

¿Cuál es realmente el problema?

El problema que veo yo aquí es la actitud y objetivo por el cual se busca llevar a cabo este tipo de planes. Una de las principales razones por las que se buscan es para conseguir “detoxificar o depurar el cuerpo”. Pero tranquilos, no os preocupéis,  no hace falta recurrir a estos planes tan extremos, el cuerpo ya tiene sus propios mecanismos de depuración y detoxificación.

Por otro lado, también es muy habitual hacerlos con el objetivo de “compensar“ días o tomas de grandes excesos. Que visto así, se podría decir, que resulta un “castigo” a nuestros malos hábitos. Y aquí vendría una de mis preguntas… ¿Vas a estar siempre castigándote con estos planes tan extremos cuando te excedes? ¿No será mejor aprender a gestionar estos excesos sin tener que luego recurrir a este tipo de estrategias? Si realmente queréis o os preocupa cuidar vuestro cuerpo y vuestra salud, no lo expongáis a tantos excesos o tan malos hábitos de manera continuada. ¡Consume Consumid alimentos y nutrientes de calidad de una manera coherente y equilibrada!

Entonces… ¿Recomiendo hacer este tipo de planes?

No, rotundamente no los recomiendo. Por un lado, fomentar o promocionar el consumo de este tipo de batidos dejando de lado otros grupos de alimentos (carnes, pescados, legumbre, cereales…)  puede producir una deficiencia en ciertos nutrientes y como resultado, tener una alimentación desequilibrada en micronutrientes y macronutientes que puede llegar a comprometer vuestro estado de salud.

Por otro lado, con este tipo de planes o conductas NO existe una educación alimentaria, simplemente, nos dedicamos a compensar malos hábitos o conductas, que nos cuesta renunciar en nuestro día a día. Por lo que con ellos, os alejáis mucho de un patrón de alimentación o estilo de vida saludable y equilibrada.

Además, una de las principales consecuencias negativas que causan este tipo de dietas o planes tan estrictos y extremos, es la aparición de creencias o mitos en términos de alimentación, miedos, ansiedad o mayor apetencia por consumir cierto tipo de alimentos, la mayoría de ellos nada saludables. Llega un punto en que ya las personas no sabéis ni qué comer, ni cuánto, ni cómo.

Cómo bien he comentado para el artículo de Código Nuevo“La mejor manera de mantener el peso y asegurar una correcta salud, es llevar una alimentación equilibrada y saludable y tener un control de nuestros hábitos”

Para mí, lo más importante es conseguir unos buenos hábitos de alimentación.  Afianzarlos y ser muy constantes con ellos. Hay que aprender a moderarse y a comer de una forma más saludable. Si tu alimentación es estricta y muy restrictiva… ¿Cuánto tiempo creéis que vais a ser capaces de seguir con ella? No hace falta ir de un extremo a otro, sino buscar un equilibrio. Tal vez os ayude a encontrar ese equilibrio un artículo que publiqué recientemente aquí sobre mi opinión acerca de las famosas Cheatmeals.

Lo importante es conseguir llevar una dieta lo más variada y equilibrada sin excluir ni sustituir ningún grupo de alimento.  En este caso, insisto en no olvidar tomar todos los días al menos 3 piezas de fruta, tanto entre horas como tras las comidas, para que junto con las 2 raciones de verduras y hortalizas, podamos llevar llegar? a las recomendaciones de 5 raciones de fruta y verduras al día y así llevar una alimentación sana y equilibrada que favorezca un buen estado de salud y control de peso.

La calidad de vuestra alimentación no viene determinada por hechos aislados sino por el conjunto o contexto de los mismos. Insisto una vez más…Yo no intento transmitir una alimentación o dieta perfecta sino una conducta o estilo de vida saludable equilibrada y coherente.