Si eres de la personas que dispones de poco tiempo entre semana para cocinar, tienes muchas cosas que hacer, lo que menos te apetece al final del día es cocinar y por ello acabas comiendo cualquier cosa entonces el batch cooking puede ayudarte. Con el dirás hola a la alimentación saludable y adiós a las comidas preparadas, ultraprocesadas, rápidas y poco sanas. Es un método que te ayudará a planificar tu alimentación semanal. 

En mi cuenta de Instagram hace mucho tiempo comparto mis #planificacionessemanales. Me faltaba dedicar un artículo en mi web a hablar de ello. Si quieres saber más sobre el, en qué consiste y qué beneficios te puede aportar quédate a leer este artículo.

QUÉ ES EL BATCH COOKING

Es un método que consiste en cocinar en lote. Cocinar en un día, durante unas tres o cuatro horas, gran parte de las comidas de la semana utilizando y aprovechando los mismos ingredientes y los tiempos de cocción entre unas preparaciones y otras.

Puedes preparar desayunos o snacks (galletas, bizchoco, pancakes…), comidas y cenas (guisos, de legumbre, estofados de carne…). Lo que quieras. Yo recomiendo hacer un batch cooking para los tres o cuatro primeros días de la semana. Lo veo más factible y fácil.

Cocinar para los 5 días de la semana me parece más complicado y que se necesita de una buena o grande cocina y espacio para conservar los alimentos (nevera y congelador). Yo cocino el domingo las comidas y cenas de lunes a miércoles. El jueves vuelvo a cocinar, ya que es cuando dispongo de un poco más de tiempo.

¡Cada uno debe conocer bien su contexto, su semana y valorar qué día le viene bien cocinar y para cuantos días!

La idea es apostar por recetas sencillas, cocinar varias raciones y utilizar algunas bases de las preparaciones para varias elaboraciones diferentes. Te recomiendo siempre trabajar con productos y alimentos de temporada.

Si no te gusta o no te resulta práctico este método…

No pasa nada. No tienes que pensar que «deberíais hacerla» para entonces comer saludable. Es un recurso más entre tantos otros que te pueden ayudar a organizar tu alimentación semanal.

Puede que te guste improvisar cada día tus comidas, dispongas de tiempo para cocinar cada día y te guste comer la comida al momento. Entonces este método no es para ti. Y repito, no pasa nada.

Pero si queréis probarlo o volver a intentarlo pero no sabéis por dónde empezar, no te preocupéis. Tienes otro artículo «Batch cooking; planifica tu alimentación semanal» en mi web donde te explico cómo hacerlo. Te doy los pasos que te recomiendo seguir para hacer tu batch cooking semanal.

Pero también quiero decirte que no tiene por qué ser blanco (lo hago) o negro (no lo hago). Puedes variar tu batch cooking de semana en semana. Es decir puedes cocinar todas las comidas y cenas, solo las comidas o solo las cenas. Puedes cocinar solo ciertos acompañamientos vegetales (purés, escalivada…), guarniciones de cereales (arroz integral, patata hervida…) y dejar el resto para cocinar al momento (pescado o carne a la plancha o al horno, añadir legumbre en conserva…).

¡Lo que mejor te venga!

BENEFICIOS DEL BATCH COOKING

  • Mayor éxito de adherencia a tu plan de alimentación. Te puede a establecer una rutina regular a la hora de comprar y cocinar. Si planificas lo que vas a comer, te lo dejáis preparado y consigues regularidad este hábito te ayudará a ceñirte mejor a tu plan nutricional. Evitarás caer en la tentación de recurrir a otras opciones poco saludables (platos precocinados, pizza, hamburguesa…) que puedan comprometer tu alimentación.
  • Aumento del grado de motivación y confianza. Va ligado al anterior punto; ser capaz de conseguir el objetivo que te has planteado te hará sentirte más motivado.
  • Reducción de tu nivel de estrés semanal. Evitarás tener los tipos pensamientos o preocupaciones del tipo «¿Qué voy a comer o a cenar hoy en casa? ¿Qué tengo que preparar? ¿Tendré todos los ingredientes? ¿Me dará tiempo a comprar después del trabajo?».
  • Dispondrás de más tiempo para ti. ¿Qué bien suena eso verdad? Al dejar de preocuparte tanto por lo que vas a comer o cocinar cada día podrás aprovechar los pequeños momentos libres de tu día a día para descansar, desconectar y disfrutar de tus actividades de ocio.
  • Facilita la compra de alimentos. Si ya sabes qué vas a cocinar, sabrás que ingredientes necesitas comprar y cuánta cantidad.
  • Evita el desperdicio de alimentos. Está relacionado con el punto anterior. Al saber qué ingredientes y alimentos necesitas, compras las cantidades adecuadas de cada uno de ellos, por lo que evitaras tirar comida posteriormente. Este punto tal vez cuesta un poco al principio, pero con experiencia y práctica lo controlarás mejor.
  • Aumenta la eficiencia en la cocina. Eres más eficiente porque utilizas los mismos ingredientes dentro de cada preparación, cocinas más de una técnica culinaria (guisos, salteados, horno…), más de una ración en cada preparación y utilizas los tiempos de cocción entre unas preparaciones y otras para cocinar.

¿Qué ha parecido este artículo? Espero que te haya gustado y resultado interesante.

Te recomiendo seguirme en mi cuenta de instagram donde seguiré compartiendo mis planificaciones semanales para que puedas coger ideas. Si te animes a poner en práctica este recurso te aconsejo ponerlo en práctica poco a poco, para ir aprendiendo y adoptando técnicas y recursos que te ayuden a hacerlo cada vez mejor. De ser así, puedes hacérmelo saber en los comentarios y puedes también animarte a preguntarme cualquier dudas que necesites resolver.

Gracias por leerme siempre 😉