El Bananabread que tanto suelo mostrar por mi cuenta de instagram, se ha convertido en uno de mis desayunos más habituales. Me resulta una receta muy sencilla y rica además de saludable, que me permite no tener que invertir mucho tiempo cada día en preparar mi desayunos. Me lo preparo un día y ya tengo el desayuno hecho para el resto de días. He ido variando, añadiendo, combinando y cambiando ingredientes hasta encontrar esta otra combinación que os presento por aquí.  Llamada…Carrotbananabread ¿nombre muy largo verdad? Vamos a dejarlo en Bizcocho de zanahoria (sin azúcares añadidos) ¿mejor no?

Ingredientes (4 Raciones)


  • 3 plátanos maduros pequeños
  • 3 huevos enteros
  • 1/2 vaso de leche semidesnatada o bebida vegetal
  • 120g de harina de espelta integral
  • 100-120 g de zanahoria cruda (2 unidades medianas)
  • Esencia de vainilla al gusto
  • Canela al gusto
  • 2 cucharas soperas de coco rallado
  • 1 sobre de levadura

Procedimiento


  • Aplastar los plátanos en un bol o recipiente con la ayuda de un tenedor.
  • Añadir los huevos y la leche y mezclar/remover todo conjuntamente hasta que quede homogénea la mezcla.
  • Añadir la canela y la esencia de vainilla al gusto.
  • Seguir removiendo.
  • Añadir la harina de espelta, previamente tamizada, y remover hasta que no quede ningún grumo.
  • Añadir la levadura poco a poco, removiendo para que se integre con la masa.
  • Limpiar y pelar la zanahoria.
  • Añadir la la zanahoria, previamente rallada o triturada.
  • Remover hasta que queden todos los ingredientes mezclados.
  • Dejar reposar la mezcla mínimo 10-12 minutos.
  • Pre-calentar el horno a 170º.
  • Añadir la mezcla en un molde pequeño apto para el horno.
  • Hornear a 140° durante mínimo 30-35 minutos.
  • Dejar enfriar a temperatura ambiente mínimo 20-25 minutos sobre una rejilla para dejar que traspire el calor.
  • Guardar en nevera.

Aspectos a tener en cuenta:


  • Cuanto más maduros estén los plátanos, mejor, mas sabor dulce aportarán. De hecho, si tenéis pensado hacer el bizcocho, comprad plátanos ya maduros.
  • Podéis utilizar cualquier otro tipo de fruta (manzana, pera, frutos rojos…) o verdura (calabaza).
  • Podéis utilizar cualquier otro tipo de harina; avena, trigo integral, trigo sarraceno…
  • Tamizar la harina ayuda a que quede más esponjoso.
  • Podéis añadir los topping que queráis; fruta seca, frutos secos, semillas, pipas…etc.
  • Podéis triturar todos los ingredientes conjuntamente para ahorrar tiempo. Pero os recomiendo ir mezclando los diferentes ingredientes por orden para que la masa coja más aire y quede más esponjosa.
  • No abrir el horno hasta que hayan pasado los 30 minutos. Así facilitareis que suba y quede más esponjoso.
  • Se puede conservar en la nevera mínimo de 4-5 días.

¿Cómo podéis consumirlo?


En mí caso, este bizcocho se ha convertido en mi desayuno diario preferido y más habitual. Depende de lo que me apetece cada día lo combino con una cosa o con otra (tal y cómo os enseño en las fotos de aquí abajo). Podéis añadirle coco rallado por encima, frutos secos triturados o en formato crema (cacahuete, almendras, anacardos…), con mermelada casera, con una ligera crema de queso…o simplemente lo podéis combinar con vuestro vaso de leche, bebida vegetal o café de la mañana o media tarde. ¡Queda realmente bueno!

¿Y si no desayunais en casa?

También os sirve. Si tenéis que desayunar fuera, porque queréis aprovechar al máximo vuestro descanso o porque vais a ir a entrenar, esta puede ser una opción muy saludable para tomar de desayuno fuera o para tomar después de entrenar.  También podéis llevaros un trozo para almorzar o media tarde como snacks o tentempie. Seréis los más envidiados del lugar sin duda.

Si la probáis…contadme qué os ha parecido.