¡Hora de comer! Hoy os traigo la receta de albóndigas veganas de lentejas.  Receta que muchos me pedisteis ayer en la foto que subí a mi cuenta de Instagram sobre mi planificación semanal. ¿Teníais curiosidad verdad? Pues es una receta de lo más sencilla. Además, está buenísima.

Es una versión vegetal de las tradicionales albóndigas. Esta hechas al horno con una base de lentejas y verduras. No he utilizado ningún tipo de harina ni huevo, ya que no las he hecho ni fritas ni a la sartén. Si queréis hacerlas en la sartén o con algún sofrito, tal vez necesitéis recubrirlas con un poco de harina (trigo, garbanzo…) o utilizar huevo para evitar que se desmiguen con facilidad y se unifiquen mejor todos los ingredientes.

Es una receta apta para veganos, vegetarianos y para todas aquellas personas que os gusta incluir la legumbre con frecuencia en vuestras comidas. Además resulta una receta de lo más divertida para sorprender a los niños, a los más peques de la casa, y a todas aquellas personas que les cuesta consumir la legumbres. ¿No os parece?

Lo podéis acompañar con una buena ración de vegetales crudos o cocinados. Yo en mi caso las he acompañado con unos espaguetis de calabacín crudos y una salsa de tomate natural. Un plato de lo más sencillo, fresco y ligero. ¿Queréis saber cómo las he hecho?

INGREDIENTES (1 Ración):


  • Lentejas (75g en crudo o 200 g cocido)
  • 1/4 cebolla pequeña
  • 50g de calabaza cruda
  • Sal
  • Curry
  • Comino
  • Perejil
  • Ajo en polvo

PROCEDIMIENTO:


  1. Primero, para hacer las lentejas, tenéis que dejarlas la noche anterior en remojo en agua fría y  luego cocerlas en agua salada hasta que queden muy tiernas. Otra opción puede ser utilizar lentejas en conserva. En este caso, os aconsejo que los limpiéis bien con agua.
  2. Una vez cocidas, escurrirlas bien y reservarlas para que pierdan toda la humedad.
  3. Limpiar y cortar en trozos muy pequeños la cebolla y la calabaza.
  4. En una sartén añadir las verduras, cubrirlas con agua y dejar que se vayan cociendo  fuego alto (sin aceite). Ir jugando con el agua en función si las verduras están más o menos hechas.
  5. Cuando las verduras estén hechas, añadir las lentejas cocidas, un chorrito de aceite de oliva, sal y las especias al gusto. Yo he utilizado comino, curry, perejil, ajo en polvo y albahaca.
  6. Dejar que se termine de cocinar todos los ingredientes conjuntamente. Podréis ir aplastando (con una cuchara o tenedor) y mezclando los ingredientes para conseguir una masa compacta y homogénea. Evitar que no quede una masa muy húmeda.
  7. Enfriar la masa a temperatura ambiente para luego dejar reposar en la nevera mínimo 3-4 horas.
  8. Es el momento de darle forma a las albóndigas. A mi me han salido 7 unidades pequeñas.
  9. Colocar las bolas sobre una bandeja del horno.
  10. Hornear a 170° unos 20 minutos. Ir vigilando los tiempos. Podréis ir dando vuelta a las albóndigas para que se vayan haciendo por todos los lados. Os quedarán más crujientes.
  11. Añade la salsa de tomate natural al gusto y a emplatar!

 

 

 

¡ Qué aproveche!