La avena es uno de los cereales que más está de moda en nuestra actualidad. ¿Quién no ha oído hablar de este cereal?  Se ha hecho un hueco en nuestra despensa por lo versátil que es y por los múltiples beneficios que tiene. ¿Sabéis cuáles son estos beneficios?

Beneficios de la avena


La avena es un cereal, y cómo tal es un alimento rico en hidratos de carbono complejos. Cuando tomamos alimento rico en hidratos de carbono, nuestro aparato digestivo lo va descomponiendo en unidades más básicas y sencillas de glucosa. Esta molécula es el substrato energético de nuestras células. Cuantos más complejos sean los hidratos de carbono, más le va costar a nuestro organismo descomponer dichas moléculas de glucosa, por lo que tienen una absorción más lenta, aportando energía de una manera más constante a lo largo del día. Eso se traduce en un mayor poder saciante en las posteriores horas, por lo que ayudan a regular mucho más el apetito entre horas.

Algo que lo diferencia de otro tipo de cereal es su alto contenido en proteínas vegetales (15%) lo que ayuda a que  la energía que nos proporciona se va asimilando de forma paulatina. Así que es una fuente de energía de larga duración y además saciante. Ideal para evitar picar entre horas y gestionar mejor el apetito. Es rica en grasas insaturadas (mooinsaturadas y poliinsaturadas), dándole un valor nutricional mayor.

Además tiene un alto contenido en fibra (9g/100g) que, junto al resto de nutrientes que la componen, puede ayudar a prevenir alteraciones como el estreñimiento o enfermedades cardiovasculares como la diabetes al mejorar el control de las glucemias, hipercolesterolemia o dislipemias al ayudar a mejorar los niveles de colesterol o el sobrepeso y obesidad.

Resulta una excelente fuente de vitaminas y minerales como calcio, potasio, magnesio, manganeso, hierro y fósforo o vitaminas del complejo B. Además de aportar antioxidantes como la vitamina E o el selenio.

Cómo podéis encontrar la avena


Existen muchas maneras o formatos de consumir la avena. Lo más habitual es encontrarla como grano entero, sin la cascara cómo cereal o en forma de harina de avena. Otra opción sería cómo salvado de avena. En este caso, son las capas externas del grano, lo que hace que tenga un mayor concentración de proteína y nutrientes como vitamina, minerales, fibra y menos hidratos de carbono.

Incluso también la podéis encontrar fermentada a partir de bebida de avena dando como resultado un postre parecido al yogur. Como es el caso del snacks elaborados a base de avena de esavena

Cómo incluir la avena en vuestras preparaciones 


La avena es uno de los cereales más versátiles que hay por lo que podemos incluirlo en infinidad de recetas y elaboraciones.  Desde las preparaciones más conocidas o sencillas como el porridge o algunas más elaboradas como batidos, galletas o barritas de avena,  bizcochos, hasta otras mucho más originales como pancakes o tortitas. ¡Hay muchas más opciones de las que imaginas! ¿Quieres saber cómo?

  • ¿La más sencilla? Añadir copos de avena a vuestro tazón de leche, bebida vegetal o al yogur que tomáis en el desayuno o  de postre.
  • Porridge o también llamado «overnight«. Resulta una opción rápida y sencilla para incluir la avena en vuestros desayunos. Solo tenéis que mezclar la ración de copos de avena con leche, bebida vegetal o agua, calentarla unos minutos sin dejar de remover y condimentarla al gusto con canela, fruta, frutos secos, cacao puro, mermelada…etc. ¿Diferencia entre el porridge y overnight? El overnight es un porridge que podéis preparar con antelación sin necesidad de calentarlo. Dejáis la avena con la leche, bebida o agua toda la noche en la nevera listo para consumir por la mañana siguiente.
  • Galletas de avena: ¡Estas sí que pueden ser saludables ya que vosotros decidireis los ingredientes!
  • Muesli o granola casera: Podéis mezclar los copos de avena con algún fruto seco, frutas secas, hornear todo hasta que se dore y luego trocearlo para que queden trozos de diferentes tamaños. Una opción de cereal saludable, ideal para los desayunos o tentempiés.
  • Bizcochos o magdalenas caseras: Podéis sustituir una parte de la harina de vuestra receta por avena en polvo o copos de avena triturados.
  • Creps o tortitas. Podéis utilizar la avena como base de cereal o harina a utilizar en estas elaboraciones.

 

6 Maneras diferentes de incluir la avena en vuestras preparaciones 


 

 

 

Espero que el conocer los beneficios que os puede aporta la avena os animaros a introducirla con más frecuencia en vuestra alimentación habitual. En mi cuenta de instagram (@adristylelife) tenéis infinidad de recetas con avena.

 ¡Sin duda os encantarán!